A propósito de Carlos "Kukín" Flores

Por: 

Juan Cominges

"Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo"
Con esta frase, el filósofo español Ortega y Gasset nos hace una invitación a explicar nuestro medio, intentar salvarlo del silencio y porque no, del sin-sentido.

Cuando nos olvidamos que los seres humanos pertenecemos a un discurso histórico, toda la interpretación que tengamos sobre Carlos nos va a llevar a una interpretación muy chiquita de él, una interpretación limitada. "Kukin fue así o asa" " debió hacer esto o aquello"

Si a nosotros nos interesa tener mayor riqueza de interpretaciones respecto a él y quien fue realmente, sabiendo incluso que estas no son una verdad absoluta pero si más bien un camino para acceder al alma de Carlos. Tenemos que empezar a hacernos preguntas más grandes como:
¿De dónde viene kukin? ¿Quiénes son sus padres? ¿Qué aprendizajes, costumbres, consejos tenía más a la mano? ¿Cuál era su mundo emocional?

Cuando hablan de Carlos sin conocer u olvidando sus discursos históricos, automáticamente lo convierten en un caso; y lo que es aún peor, un caso que no cumple con la norma, alguien que no encaja dentro de las expectativas de esta sociedad y lo señalan, cuestionan y enjuician por no parecerse a otro futbolista comparando sus carreras, sus vidas. Lo tildan de irresponsable, desordenado, loco.

Pero si intentamos entender la relación o no relación de Carlos con sus afectos más cercanos, lo que significó para él la calle, su barrio, el fútbol, el Club Sport Boys, el Callao, sus amigos,  la idolatría, el reconocimiento y el dinero, podemos empezar a comprender una serie de conflictos internos y así generar interpretaciones más ricas sobre su historia y por supuesto aprender de ella.

Hoy que en nuestro país es cada vez más visible la desigualdad social, la imposibilidad de acceder a una educación o salud gratuita de calidad, así como también el derecho al deporte y recreación, nos separa irremediablemente como ciudadanos, como compatriotas, como seres humanos. Y las historias de discriminación son cada vez más comunes, más normales y generan contextos de desconfianza, resentimiento y abandono y sobre todo normalizan  "la cultura del no cuidado".

Y en ese afán de normalizar todo, para comercializarlo y venderlo sin importar entenderlo o cuidarlo, necesitaron domesticar  también tu voluntad Carlos, intentaron domesticar todo el talento que creció contigo en la calle, para lograr que tú comportamiento encaje en este modelo de sociedad lleno de mensajes aspiracionales  o en aquel siempre lucrativo negocio de aquellos que nunca sudan y siempre ganan.

Porque no te cuidaron Carlos, porque las calles de nuestro país son muy duras para cualquiera, pero son muy crueles para nuestros niños y niñas. 

Y el deporte hoy en día tampoco parece un lugar seguro para cualquier joven con talento. La ausencia de espacios donde estos puedan ser acompañados y sostenidos emocionalmente durante sus procesos de aprendizaje o  empoderados para ser actores de cambio y promover al deporte como un medio para una transformación social está muy lejano hoy en nuestras políticas públicas o en los clubes deportivos privados.

Nuestro entorno social y deportivo no está aún preparado para acoger con ternura y cuidado a los diferentes cracksitos, a los muchos Carlitos.

Y tú eres un claro ejemplo de unidad entre el niño prodigio repleto de talento y la calle, tu calle, tus circunstancias, aquellas que te obligaron a crecer solo.

Y como bien dice la palabra circunstancia Carlos, se entiende literalmente lo que está a tú alrededor, circunstancia lo que te circunda. Intuyo que de algunas quisiste salvarte, escaparte, olvidarte y como a muchos de nosotros también te resultó imposible.

Carlos, ayer te despidió todo el Callao rosado, alegre, festivo que acompaño unido y  con respeto, con calle; así como tú eras, como a ti te gustaba.

Te aprecio Carlos, te entiendo y defiendo.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.