Un Congreso, más naranja que nunca

  • Sharebar

El 28 de julio, el presidente Martín Vizcarra tendrá que dar su segundo Mensaje a la Nación desde el Congreso de la República. A diferencia de lo que ocurrió cuando tomó el cargo tras la defenestración de Pedro Pablo Kuzcynski, el mandatario tendrá que dirigirse al país desde un Parlamento controlado en su totalidad por el fujimorismo.

Luego de un mano a mano en cada voto, la Mesa Directiva del Congreso fue ganada por la lista del fujimorismo que preside Daniel Salaverry quien asume junto a sus colegas Leyla Chihuán, Segundo Tapia y la cuestionada Yeny Vilcatoma, quien después de haber renunciado a la bancada naranja retornó un año después para respaldar al grupo que la bloqueó. 
La jornada de elección de la Mesa Directiva tuvo varios momentos representativos. Primero, una moción de orden para que se discuta y apruebe en el Pleno la tacha de la lista fujimorista por la presencia de Vilcatoma quien se inscribió como “independiente” violando el reglamento que el mismo fujimorismo aprobó. Obviamente, la propuesta no prosperó.
Minutos más tarde, llegaron al Pleno del Congreso. el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva junto a Vicente Zeballos, flamante ministro de Justicia, quienes asistieron a votar -se entiende- por la lista número 2 presidida por Víctor García Belaunde, lo cual fortalecería la idea que el Ejecutivo está poniéndose frente al fujimorismo.

Otro momento llamativo de la votación fue el arribo de algunos parlamentarios fujimoristas que estaban con licencia médica, la intención era garantizar la mayoría necesaria para darle el triunfo a Salaverry y compañía. Entre las figuras que aparecieron, estaba Yesenia Ponce, quien recientemente fue sancionada por la comisión de Ética. 

Ponce que ha tenido más de un choque con el fujimorismo por sus declaraciones contra Keiko Fujimori y sus constantes cambios de opinión y necesitando a su bancada para salvarse de la suspensión, llegó al Parlamento, saludó a sus colegas y orgullosa lució su cédula de votación con el número 1 marcado y dirigiéndose a su bancada con una expresión del tipo “lo hago por ustedes”. 

Pero mientras Ponce votaba a favor de su bancada y Yeni Vilcatoma lucía una sonrisa de oreja a oreja, la legisladora Paloma Noceda, decidió renunciar a la “BanKada” señalando que se ha mostrado en diversos momentos en desacuerdo con las decisiones al interior del grupo, pero que “hasta aquí nomás” llegaba junto a ellos. Minutos más tarde se conoció que el también fujimorista César Segura se alejaba del grupo de Keiko Fujimori. 

Así las cosas, 69 votos le dieron la victoria al fujimorismo. Una Mesa Directiva netamente naranja, sin ningún congresista de otra bancada, sin ningún “oficialista”. Con una cancha marcada de esa forma, el presidente Vizcarra deberá dar un discurso que cumpla con las expectativas de la gente en temas como la reforma del sistema de justicia, lucha (de verdad) contra la corrupción y tomar también una posición frente a un Legislativo fortalecido por la nueva elección. 

La pregunta es ¿de qué lado va a estar el presidente Vizcarra?  ¿Estara a la altura de las demandas cuidadanas de corregir las injusticias en el poder Judicial, enfrentar la inseguridad y la campante corrupcion que se extiende por todo el pais? ¿Lo dejará el fujimorismo?.

 

Compartir: 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.