Persecución judicial y papelón de Pastor en la ONU

  • Sharebar

El 20 de julio pasado, James Anaya, relator de la ONU sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, presentó su informe sobre los pueblos indígenas de la amazonía peruana y los sucesos ocurridos en Bagua el 5 de junio de este año. En este informe, Anaya mostró su preocupación porque el gobierno insiste en realizar “imputaciones penales” a los dirigentes indígenas, lo que pone en serio peligro el diálogo con las comunidades amazónicas. Además, recomienda la formación de una comisión independiente para que investigue exhaustiva e imparcialmente los lamentables sucesos ocurridos en esta ciudad.
Sin embargo, parece que el Gobierno ni siquiera ha revisado dicho informe, pues vienen haciendo todo lo contrario. Hasta ahora, a dos meses del Baguazo, no se ha formado ninguna comisión y se insiste en perseguir a los líderes amazónicos. En la presentación que realizó, hace uno días, el Ministro de Justica Aurelio Pastor ante el Comité para la Eliminación de toda forma de Discriminación Racial (CERD) de la ONU, el Ministro Pastor insistió en la “teoría del complot” culpando a los nativos de las muertes ocurridas en la Curva del Diablo:
“Presiones externas a las propias organizaciones indígenas hicieron que el señor Alberto Pizango abandone la mesa de diálogo…los policías fueron recibidos con balas, con armas de fuego conseguidas tras haber asaltado un puesto policial. Esas armas fueron utilizadas para matar a los miembros de la policía”. (Ver: Pastor desde Ginebra. En: Útero.pe)
De esta manera, una vez más, somos testigos de cómo el actual gobierno no solo evade su responsabilidad en el esclarecimiento de estos hechos, sino que miente sobre lo que ocurre en el país. Según lo señalado por la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), el Ministro Pastor se dedicó, en su intervención, a hablar de la visión del país durante su gobierno y del crecimiento económico, elogiando al presidente Alan García. Además, Pastor mintió también al señalar que el gobierno garantiza el funcionamiento de una mesa de diálogo que no existe.
Por eso, la presentación de Aurelio Pastor no solo ridiculiza el gobierno, que parece no tener otro discurso que el “complot internacional” para justificar sus errores, sino que continúa señalando a los líderes nativos como los únicos culpables de los sucesos ocurridos en Bagua. Sin una investigación objetiva e imparcial nunca se sancionará a los responsables de los luctuosos sucesos de la Curva del Diablo.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.