El SIS después del negociazo de Carlos Moreno

  • Sharebar

El negociazo de Carlos Moreno, exasesor del presidente Pedro Pablo Kuczynski, permitió descubrir lo fácil que le resulta a la corrupción ingresar al entorno más cercano del poder y puso en evidencia que los problemas en el sector salud no sólo tienen que ver con la ineficiencia y falta de recursos, sino que el sistema está corroído moralmente desde sus raíces.

Fue duro descubrir que la delincuencia también puede usar uniforme blanco y, en vez de balas, puede matar con la indiferencia. No es menos cruel dejar a los pacientes en colas interminables, sin atención médica y sin medicinas, mientras los pocos recursos del sector salud son direccionados a favor de las clínicas privadas y repartidos en “comisiones” para tipos como el “asesor Moreno”.

Frente a este oscuro panorama, la Ministra de Salud, Patricia García, debe iniciar cuanto antes la anunciada reingeniería del Sistema de Salud que gira en torno a cuatro ámbitos: recursos humanos (capacitación), infraestructura, cobertura y calidad del gasto.

Junto a la reorganización, las acciones de control y fiscalización y las investigaciones a los implicados en los ilícitos, es necesaria una inyección presupuestaria. Alexandro Saco sostiene que de los 1,700 millones de soles que el SIS tiene de presupuesto para el 2016, 100 millones son para la contratación de clínicas privadas. 300 millones para el pago de personal contratado vía CAS o recibos por honorarios. 600 millones para la compra de medicamentos. 150 millones de soles a atención de las enfermedades de alto costo vía FISSAL (unidad que depende del SIS), mientras que el resto (550 millones) son destinados para pagos diversos.

El SIS tiene 17 millones de afiliados y con un presupuesto de 1,700 millones, el per cápita anual por afiliado es de 100 soles. Si es que se le agrega el gasto fijo a cargo de los gobiernos regionales y el MINSA, que se estima en unos 150 soles. De esta forma cada asegurado al SIS tiene 250 soles de gasto per cápita anual, frente a los 900 soles per cápita del asegurado a ESSALUD.

El nuevo jefe del Seguro Integral de Salud Edmundo Beteta anunció un proceso de reorganización del SIS por 120 días, tiempo en el que espera solucionar dos problemas básicos, pero fundamentales como la afiliación inadecuada y, en consecuencia, la mala atención que reciben los ciudadanos.

Explicó que varios de sus 17 millones de afiliados no necesitan este seguro y muchos pueden pagar un seguro médico que no sea tan caro como un privado, por ejemplo el Seguro Social, pero no lo hacen y de esta forma dejan sin cobertura a mucha gente de escasos recursos que realmente necesitan el SIS, lo que tergiversa el sistema.

Para afiliarse al SIS hay dos criterios, uno es el de pobreza y el otro es el de vulnerabilidad, que incluye a gente que vive en penales o adultos mayores. Asimismo, el SIS tiene dos regímenes: el de subsidiados que es gratuito y el semicontributivo en el que se supone que están las personas que pueden pagar.

De los 17 millones de afiliados al SIS, apenas unos 1.5 millones se encuentran en el régimen semicontributivo y lo que se tiene que hacer es evaluar cuánta de esa afiliación es correcta. Actualmente hay 6 millones de personas que no tienen ningún seguro de salud y probablemente merezcan estar en el SIS por vulnerabilidad. Por eso es necesario transparentar la afiliación. 

Una opción para arreglar este problema sería desafiliar a mucha gente que si está en condiciones de pagar un seguro, pero eso sería una medida sumamente impopular. El seguro debe financiarse tanto con aportes públicos como con aportes que provengan de los afiliados, pero para eso tenemos que sincerarnos con lo que el seguro le entrega a la gente.

El presidente de la Federación Médica Peruana (FMP), Godofredo Talavera, consideró que el SIS ha colapsado, pues no tiene medicinas, reactivos, ni otros insumos para garantizar la atención de sus asegurados y se ahoga por una deuda de 530 millones de soles con el Ministerio de Salud. De ese monto, 430 millones son del año en curso y por ese déficit más de cinco millones de pacientes dejan de ser atendidos.

El panorama no apunta para mejor si tenemos en cuenta que en el presupuesto del 2016 se entregó 1650 millones de soles para el SIS, aproximadamente 97 soles por paciente y esa cantidad se reducirá para el año entrante. “Solo nos entregarán 83 soles por usuario, cuando en el 2015 incluso nos daban 100”, dijo Talavera.

Carlos Moreno permitió descubrir la podredumbre de los negocios que se esconden tras medicinas y clínicas privadas, pero la problemática del SIS pasa también por un manejo ineficiente de los recursos. La reorganización emprendida por el gobierno de PPK debe al menos ordenar el funcionamiento del SIS y depurar el padrón de afiliados.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.