Sendero Luminoso: negocio político rentable del APRA y la derecha

  • Sharebar

Con el último ataque cometido por huestes terroristas a la comisaría de San José de Secce en Ayacucho, donde perdieron la vida 3 policías, 2 civiles y un número no determinado de narcoterroristas, se pone en discusión nuevamente el tipo y las características del fenómeno violentista al que se enfrenta el Estado Peruano en la zona del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE).
 
Pero algunos apristas, el fujimorismo y la derecha peruana insisten en la perorata de un “Sendero recargado” que buscaría poner en peligro la seguridad nacional. En unas recientes declaraciones, el Secretario General del APRA Mauricio Mulder busca levantar el cuco senderista afirmando que el ataque a San José de Secce demostraría que Sendero Luminoso sigue activo. Asimismo, para Aldo Mariátegui, “… aunque no se debe caer en las ridículas exageraciones oficialistas, no se puede descartar ingenuamente la existencia de fuerzas desestabilizadoras, incluso con injerencia extranjera”.
 
Sin embargo, especialistas como Carlos Tapia, Fernando Rospigliosi¹ y hasta el propio Presidente Alan García y el actual Ministro del Interior Octavio Salazar coinciden al señalar que existen residuos del senderismo pero que difícilmente podrían desestabilizar al país o constituir amenaza para la seguridad nacional. En palabras de Fernando Rospigliosi, el Sendero de los años ochenta y noventa está liquidado, por lo que los problemas en el VRAE y el Alto Huallaga son los sicarios del narcotráfico, quienes ya no tienen perspectiva política, pues ahora buscan adaptarse a una nueva realidad y sobrevivir. Asimismo, Abimael Guzmán, según dice La República, en una entrevista que habría tenido con agentes de inteligencia de la Policía Nacional, habría hecho un deslinde con el cabecilla del VRAE, el camarada “José”, al tildarlo de mercenario cuyas acciones obedecen a intereses personales.
 
Otra Mirada, en su informe Nº 27, ya alertaba sobre la importancia de enfrentar en el VRAE, en primer lugar, al narcotráfico, así como a los residuos del senderismo que le sirven como protección para sus negocios.
 
Entonces, ¿qué estaría detrás del discurso de algunos apristas y sus aliados de la derecha? Para ellos sería un negocio rentable decir que el senderismo sigue vigente para así radicalizar sus acciones contra la oposición y solucionar cualquier problema a través de la represión. ¿Por qué no se reconoce que es el narcotráfico el principal problema en el VRAE? Primero, porque el narcotráfico mueve sus tentáculos para seguir actuando con impunidad. Y, segundo, porque el narcotráfico se puede vencer con estrategias de inteligencia y con voluntad política para aplicarlas, pero su represión es de menor rédito inmediato.
 
La figura de Sendero, en cambio, sirve no solo para poner mano dura, sino para descalificar a quienes se consideran los enemigos del sistema identificándolos como senderistas.
 

¹ La Primera 10/08/09, p. 12-13.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.