¡Ni un alcalde muerto más!

  • Sharebar
Por: 

Noticias Ser

Una reciente denuncia del presidente de la AMPE, Oscar Benavides, ha revelado que más de cuarenta alcaldes de diversas localidades del país vienen siendo extorsionados por mafias o particulares que buscan asegurar contratos o hacer negocios con los gobiernos locales. El problema es que, más allá de las razones de dichas amenazas, solo este año, tres alcaldes han sido asesinados: Alberto Roque, del distrito de Mara (Apurímac); Ronald Núñez, de la provincia de Paruro, y Francisco Ariza, del distrito de Samanco (Ancash).

Esta dinámica de violencia que se viene dando contra las autoridades locales no es nueva. Todo el país recuerda el violento asesinato del alcalde de la provincia de El Collao, Cirilo Robles, en la Plaza de Armas de Ilave, ante la vista y paciencia de cientos de pobladores. Otras graves situaciones no solo han llevado a la muerte a algunas autoridades, sino que, además, han paralizado gestiones municipales durante largo tiempo, en medio de pedidos de vacancias o revocatorias. Incluso hemos visto hechos de violencia electoral, producto del rechazo de los derrotados al mandato de las urnas. Y en todos los casos el eje del conflicto ha sido el control de los recursos económicos de las municipalidades.

Lo más grave de todo es que estos hechos de violencia se dan ante la indiferencia de la opinión pública nacional y regional, así como de los actores políticos y del Estado en general, que de esta manera reproduce la misma actitud que se dio en los años de la violencia política, cuando Sendero Luminoso asesinó a muchos alcaldes distritales y provinciales, boicoteó sistemáticamente los procesos electorales e impidió que los gobiernos locales pudieran funcionar.

Si bien las circunstancias y las razones que explican la violencia contra las autoridades locales son distintas, lo real es que estamos ante otra de las caras del centralismo: La que deja en la desprotección total a quienes han sido elegidos para conducir y promover el desarrollo de distritos y provincias. Si los alcaldes carecen de seguridad, no nos debe extrañar que ciudadanos y ciudadanas empiecen a buscar justicia usando sus propias manos, como vienen haciéndolo en más de un lugar.

En Noticias SER queremos sumarnos a la grave denuncia hecha por la AMPE sobre las amenazas a la vida de más de cuarenta alcaldes y solicitar que se les preste la seguridad que requieren, pero, además, exigimos que se aclaren las circunstancias bajo las que fueron asesinados, en los últimos meses, los alcaldes de Mara, Paruro y Samanco. Mientras no se haga justicia, las mafias dedicadas a la extorsión seguirán matando a quienes han recibido el mandato ciudadano de promover el desarrollo local. 

Editorial de Noticias Ser, 18 de noviembre 2015

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.