Voto preferencial: polémica

  • Sharebar
Por: 

Carlos Tapia

1.- Una interesada campaña culpa al voto preferencial de la actual debilidad de los partidos, de su falta de identidad, del desmadre interno, de la poca idoneidad de los elegidos, del transfuguismo, etc. Dicen que eliminándolo se superarían estos males.

2.- Pero, el voto preferencial como causa del transfuguismo es lo más insistente con el discutible argumento que el congresista elegido- por el voto preferencial- se siente “dueño del curul”, ya que su elección se debería a su “campaña propia”. Acerca de lo primero, con voto preferencial o no, debería resolverse aprobando la revocatoria de los congresistas o, por ejemplo, la renovación por tercios del Parlamento. Y sobre “la campaña propia”, no se recuerda que Henry Pease, Javier Diez Canseco y Carlos Malpica no hubieran salido elegidos congresistas si no fuera por el voto preferencial. También se dice que gana el que tiene más dinero para la campaña. Ah, y ¿Por qué esa crítica no se toma en cuenta para las elecciones presidenciales, regionales, etc.?

3.- Sin el voto preferencial, se puede dañar el prestigio del propio partido. Así, una asamblea de delegados podría decidir que en los primeros lugares de la lista (con probabilidad de ser elegido) se ubicara a un militante por ser un incondicional de la cúpula, pero sin condiciones parlamentarias. Y dejar para el final de la lista (imposible que sea elegido) a otro militante calificado para la polémica acerca del desarrollo regional. Con voto preferencial, casi seguro, los electores escogerían a este último.

4.- Curiosamente, en un tema que sería crucial para fortalecer el sistema político y por ende de la democracia, se restringe la importancia de la opinión de los electores. Una pregunta interesante sería: “¿Usted está de acuerdo que se vote apoyando la prioridad de candidatos al Congreso hecha por el partido o por los candidatos de su preferencia al interior de la misma lista partidaria?”. Se sorprenderían de los resultados.

5.-Como se sabe, recién en las elecciones de 1985 es que se instala el actual voto preferencial optativo para elegir a los congresistas. Recordemos, entonces, que en una agitada vida política, avance del terrorismo senderista, el desastroso primer gobierno del Apra y acentuadas contradicciones al interior de Izquierda Unida, NO HUBO UN SOLO CASO DE TRANSFUGUISMO.

6.- Por último, ¿Acaso los candidatos “invitados” por los partidos, no se pasan a otra bancada aduciendo que no eran militantes partidarios? Entonces, con el mismo criterio, no debería haber invitados en las listas de candidatos.

Publicado en Diario Uno, 09 de noviembre 2015

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.