Sr. Gobierno, haga algo por el sector Manufactura

  • Sharebar
Por: 

Jorge Baca Campodónico

Según los datos del INEI divulgados la semana pasada, el sector manufactura creció en todo el 2018 12.73 %. En el mes de diciembre de 2018 creció 46.77 % respecto al mismo mes del 2017. Estas cifras que podrían ser motivo de celebración son una ilusión. La realidad es muy diferente. El sector manufactura se encuentra sumergido en una profunda depresión que lleva años sin que nuestras autoridades atinen a hacer algo para remediar esta situación.

Si tomamos como referencia el año 2007, que es el año base de las cuentas nacionales, el índice del PBI total que mide el desempeño de toda la economía, se encuentra entre 30 % a 80 % por encima de los índices de los nueve subsectores del sector manufacturero. En otras palabras, todos los subsectores del sector fabril han tenido un desempeño substancialmente inferior al desempeño de toda la economía.

Los críticos del modelo económico propalan por doquier que la crisis del sector manufactura es una consecuencia del sistema capitalista primario exportador y abogan por el cambio de la Constitución para remediar esta situación. La verdad es otra. El gran culpable es la inoperancia del Gobierno.

En el Gráfico 1, se presentan los índices de producción (base 2007 = 100) de los subsectores alimentos, textil, cuero y calzado y madera y muebles para el periodo 2013 – 2018. Para eliminar la estacionalidad se ha tomado el índice promedio móvil de los últimos 12 meses para cada indicador. Cada índice del subsector (en rojo) se compara con el índice del PBI de toda la economía (en azul).

Observamos las marcadas diferencias entre el desempeño del PBI total y el índice de cada subsector. En el caso del subsector de industrias alimenticias la brecha del desempeño a fines del 2018 es de 50 %.  Es decir, desde el 2007 a la fecha el PBI total ha crecido 50 % más que el subsector de industrias alimenticias.
En el caso del subsector textil, cuero y calzado, la situación es peor. La brecha es 85 % y continúa agrandándose. En el caso del subsector Madera y Muebles la brecha a fines del 2018 llega a 80 % de la producción total.

Lo preocupante del deterioro de los subsectores textil, cuero y calzado y el de madera y muebles es que son sectores generadores de empleo formal. Su deterioro significa un transvase de empleo del sector formal al sector informal. En el caso del subsector alimentos la aparente recuperación que se observa en el 2018 es más consecuencia del efecto de la segunda campaña de pesca en el 2018 y que no se deberá repetir en el 2019.

En el Gráfico 2, se presentan los índices de producción de los subsectores papel, edición e impresión, industria química y productos minerales no metálicos. En su evolución se observa un claro estancamiento con relación al crecimiento del PBI total. La brecha en el caso del subsector papel, edición e impresión llega a 75 %. En el caso de la industria química llega al 55 % y para los productos minerales no metálicos a 65 %.

En el Gráfico 3, se presentan los índices de los subsectores de industria metálica básica, productos metálicos y productos manufacturados diversos. En los casos de la industria metálica básica y los productos metálicos se observa un deterioro de sus niveles de producción del 2013. El subsector productos manufacturados diversos es el único subsector que presenta una recuperación en los últimos años, pero sin llegar a los niveles de producción del PBI total. Las brechas para esos subsectores son de 60 % para metálica básica, 50 % para productos metálicos y 15 % para productos manufacturados diversos.

¿A qué se debe el estancamiento significativo del sector manufacturero? La principal causa del estancamiento es el contrabando de productos de consumo final como de insumos para la industria. El lavado de dinero asociado al narcotráfico y a la minería ilegal impulsa el contrabando de mercadería especialmente por Bolivia y la frontera sur. La reciente medida tomada por el Gobierno de eliminar la exoneración del IGV a la Amazonia sin haber eliminado el tratado con Colombia que establece la exoneración del IGV a los productos colombianos en zona de selva generará una invasión de productos colombianos.

Una segunda causa es el ‘dumping’ predatorio de productos textiles y calzado provenientes de los países asiáticos. Las empresas establecidas en estos ramos se ven obligadas a reducir personal, recurrir a la informalidad, cerrar sus puertas, o trasladar sus actividades a otros países. Países de la región han tomado medidas contra el ‘dumping’ proveniente de países asiáticos abriendo una brecha respecto a similares actividades en nuestro país.

La demora de las reformas laborales, previsional y tributaria, atentan contra las decisiones de inversión en el sector manufactura limitando las posibilidades de reactivación del sector. Las medidas de productividad y competitividad anunciadas recientemente por el Gobierno no tendrán efecto en la medida en que no se encaren con prioridad las causas antes mencionadas.

Publicado en el diario Expreso

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.