Posibles impactos del fenómeno El Niño

  • Sharebar
Por: 

Julio Ernesto Urbiola del Carpio*/Noticias Ser

Con la intención de aclarar ideas equivocadas que circulan entre la población –“Fenómeno El Niño, pero no llueve” o “Todos los años tenemos Fenómeno El Niño en diciembre”-, el autor de esta nota, director regional para Cajamarca y La Libertad del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrografía de Perú, ha elaborado para Voces las siguientes líneas.

Debemos recordar que el Perú tiene es sus costas, dos corrientes marinas. Una es la corriente fría de Humboldt, que corre de sur a norte, baña las costas de Chile y Perú y suele ser asociada, con razón, al efecto que causan los vientos alisios. La otra es la corriente cálida de El Niño, de tipo ecuatorial, que baña las costas de Ecuador y Perú, de norte a sur, y regularmente se presenta cada año a finales del mismo.

En cambio, el Fenómeno El Niño es un evento de implicancia mundial, porque es la interacción entre el océano y la atmósfera a lo largo del Océano Pacífico Tropical; es decir, entre Australia y la costa de Ecuador y Perú, a lo largo de la línea ecuatorial, en un ancho de diez grados de latitud al norte y al sur.

Hay que precisar que en Australia, las temperaturas de agua alcanzan, en el mar superficial, entre 28°C a 30°C, mientras que en Perú y Ecuador, el mar superficial solo fluctúa entre los 19°C  y 21°C. Esta diferencia de temperaturas provoca una circulación atmosférica conocida como “Circulación de Walker”, la misma que se altera cuando los vientos alisios se debilitan, y permite que las aguas cálidas de Australia se desplacen hacia la costa sudamericana. Este movimiento es conocido  como “Onda Kelvin”, que es la que, al desplazarse hacia la costa de Ecuador y Perú, promueve la ocurrencia de precipitaciones en mayor proporción, en la región norte del Perú (Tumbes, Piura, Lambayeque y Cajamarca), durante el verano (entre diciembre a marzo).

A lo largo de este 2015 hemos venido teniendo las condiciones características del Fenómeno El Niño. Ellas favorecieron la ocurrencia de lluvias a finales del mes de marzo, con totales que superaron los 30 litros por metro cuadrado en varios días, lo que, a su vez, generó una serie de deslizamientos que afectaron a la población y la consecuente declaratoria en emergencia de la región, según D.S. N° 029-2015-PCM. Hubo damnificados en diferentes distritos y, según el COER, fallecieron 16 personas, 20 centros educativos quedaron destruidos y más de dos mil inmuebles colapsaron.

También el Comité Multisectorial del Fenómeno El Niño (ENFEN) ha emitido de forma continua sus comunicados, dando cuenta del proceso, a través de la temperatura superficial de agua de mar.  El   último señala que la probabilidad que el fenómeno costero en esta oportunidad sea de fuerte a extraordinario, en el verano 2015-2016, es de 50%. Ello implica que, según su desarrollo, generará efectos de mayor precipitación en las provincias de San Miguel, Santa Cruz, Chota, San Pablo, Cajamarca y Contumazá, y podrá provocar una mayor cantidad de deslizamientos, interrupciones de carreteras y daños a infraestructuras. En el resto de las provincias, las lluvias se comportarán de forma normal o ligeramente deficiente, pero alterará la distribución de humedad en los sembríos, hecho que implica consecuencias como las que se presentaron en Chota, donde el desarrollo del cultivo de papa fue directamente afectado.

Sin embargo, el sistema oceánico atmosférico es dinámico y, por ello, se debe continuar monitoreando su evolución.

A tomar en cuenta
Durante el presente año, gracias a los comunicados del comité multisectorial ENFEN, el Estado pudo comunicar a las diferentes regiones la ocurrencia de este evento. Es ahora responsabilidad de los gobiernos regionales y locales realizar las tareas de prevención. La nuestra, como población, es exigir la puesta en marcha de trabajos y controlar la calidad y el avance de los mismos. A través de aportes coordinados, podremos prevenir cualquier eventualidad vinculada a este fenómeno.
Para recordar:

1)    El “Fenómeno El Niño” tiene una periodicidad de entre tres y ocho años y se presenta en diferentes intensidades.
2)    Durante el “Fenómeno El Niño 1997-1998”, se destruyó la carretera Cajamarca – Pacasmayo en un 80%, generando la interrupción del tránsito vehicular. Como consecuencia directa, se vio dificultando el traslado de la producción de leche, y se generó la pérdida de 2’520,000 kilos de leche, valorizados en 650 mil dólares.
3)    Durante el 2015, el “Fenómeno El Niño” propició la ocurrencia de eventos extremos como:
a)    Huracán Patricia, en México, el 23 de octubre.
b)    Incendios forestales en California, el 20 de setiembre.
c)    Formación de tres huracanes simultáneos en el Océano Pacífico Tropical: Kilo, Ignacio y Jimena, a inicios del mes de setiembre.
d)    En Cajamarca, lluvias intensas ocurridas durante la segunda quincena de marzo, obligaron al gobierno a declarar la región en emergencia. Luego, entre agosto y octubre, fue notoria la  deficiencia de lluvias.
 
*José Ernesto Urbiola Del Carpio: Director Regional de SENAMHI Cajamarca-La Libertad

Publicado en Noticias Ser, 06 de Enero 2016

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.