Perdimos a Alberto Giesecke Matto, pero ganamos su sabiduría

  • Sharebar

Alberto Giesecke, nacido en el Cusco en 1918, fue un hombre con un don especial. Tuvo la suerte de que su educación le permitiera desarrollar sus cualidades innatas. Ingeniero electricista, especialista en Geofísica y Mitigación de Desastres Naturales.

Para los que no lo conocieron, Don Alberto como cariñosamente le llamaban, fue un científico reconocido mundialmente, premiado en varios países por su obra destinada a la mitigación de los efectos que causan los terremotos y por su permanente preocupación por mejorar la educación y contribuir con ello en diferentes campos del conocimiento.

Fue ganador del Premio Nacional de Cultura, del premio Campodónico, reconocido y condecorado con la Orden de la Gran Cruz por el gobierno, tiene el grado de Amauta otorgado también por el gobierno peruano y ha sido declarado Doctor Honoris Causa por innumerables universidades.

Además tuvo la visión para transmitir sus conocimientos y formó generaciones de científicos y creó instituciones como el Instituto Geofísico del Perú (IGP) en 1947 y el Centro Regional de Sismología para América del Sur (CERESIS) en 1981.

Calidad humana

Pero al margen de los logros académicos de Don Alberto, lo más importante ha sido encontrar en él a un hombre con una calidad humana extraordinaria. Solía decir que lo más importante que había hecho en su vida, al margen de lo académico, era tener los amigos que poseía y la familia que había formado. Esto marca los paradigmas que debemos ver para entender qué es lo verdaderamente importante en la vida.

Era un convencido de la necesidad de formar una masa crítica humana que se encontrara en la frontera del conocimiento para poder impulsar al país en el campo de la geofísica. Gracias a su gestión muchos profesionales pudieron salir al primer mundo a realizar sus doctorados con todos los gastos pagados, becas integrales, hasta con la familia. Su idea era correcta. En alguna oportunidad el IGP contó con 12 PhD dentro de su personal. 

Luego del IGP pasó a dedicarse de lleno al CERESIS, en donde entre otras tareas, en 1994, se venía actualizando el catálogo sísmico regional de Sud América. Después de 4 meses el catálogo estaba listo, ello generó un impacto muy positivo en la comunidad de los estados miembros que conformaban CERESIS (1).

Don Alberto y algunos miembros del consejo directivo, empezaron a considerar cual sería el nuevo rumbo que tendría que tomar CERESIS a la luz de los cambios que se habían dado en función del desarrollo de la tecnología. Algo que para él era como una carrera contra el tiempo, ya que comentaba acerca de la necesidad de su retiro. Deseaba retirarse porque, según él, ya era necesario dejar la posta a alguien más joven que siguiera sus pasos. 

Don Giesecke Matto permaneció como director adjunto por varios años más, mostrando cómo debía ser el manejo de CERESIS. Esos últimos años fueron los más productivos en la sede central, empezándose con proyectos nuevos y con visión global.

Dentro de estos se tuvo: a) El Programa de capacitación en sismología y desastres naturales vía Internet. Se generó una plataforma propia para dicho programa, dictándose dos cursos, Peligrosidad Sísmica y Manejo de Desastres Naturales. Uno de los docentes dictó desde Italia y el otro desde Perú. b) Proyecto de Microzonificación Sísmica de Grandes Ciudades donde CERESIS fue el auspiciador conjuntamente con la UNESCO.

c) La implementación de la Biblioteca virtual de CERESIS y la creación de la biblioteca virtual regional de CERESIS. d) El Desarrollo de una plataforma para el manejo de Catálogos de Intensidades Sísmica. e) En colaboración con la Pontificia Universidad Católica del Perú, el proyecto para reforzar las viviendas de adobe en poblados andinos de mayor de mayor riesgo, usando materiales baratos y mano de obra de los propietarios que retrasa el desplome en caso de terremoto y daoportunidad a sus ocupantes a ponerse a salvo.

f) El proyecto COLLABORIUM que prácticamente fue adelantarse a la época del Facebook y de Wikipedia, todo esto en relación a la historia sísmica e intensidades. La idea de Don Alberto era llegar a toda la comunidad e involucrarla en su participación en el conocimiento de su medio ambiente.

Este proyecto sirvió para ello y los primeros logros fueron espectaculares. “Todas estas acciones me hacían recordar al oscurantismo medieval cuando el resto de gente miraba a los científicos y ni importancia les daba por sus logros” (2)

Hay hombres que muestran con su ejemplo el camino, otros no solo hacen eso sino enseñan a caminar. Don Alberto es de estos últimos. Hasta hace dos años (a sus 96 años de edad) todavía seguía alentando a sus colegas y dando nuevas ideas para aplicarlas en el futuro de CERESIS.

Testimonio de la Asociación Civil Transparencia

Don Alberto Giesecke Matto perdurará para siempre en el recuerdo de los asociados, colaboradores y voluntarios de TRANSPARENCIA, asociación civil que ayudó a fundar en 1994.
Ingeniero especializado en geofísica, sismología y mitigación de desastres naturales, era Presidente de la Academia Peruana a de Ciencias.

Desde esa posición de excelencia científica, unió sus convicciones democráticas a las de otros peruanos ilustres como Luis Jaime Cisneros, Felipe Mac Gregor y Francisco Miró Quesada Cantuarias. Es esta generación de intelectuales y científicos a la que perteneció don Alberto Giesecke poniendo su excelencia profesional al servicio de los valores democráticos y los derechos ciudadanos. 

El momento en que se funda la Asociación Civil Transparencia fue uno en el que se requería de compromisos políticos audaces valientes. Don Alberto fue un ciudadano valiente y de incuestionable compromiso democrático. Ese legado anima a quienes continuamos, 22 años después, en Transparencia tratando de mantener a tope los ideales y voluntades de quienes –como don Alberto- pusieron los cimientos de nuestra asociación.

El aporte de don Alberto Giesecke ha de ser reconocido, pues, tanto en el campo científico como en el de la construcción de la democracia y la promoción de los derechos y libertades cívicas. Así lo recordamos y así lo queremos en Transparencia.

[1]Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay, Venezuela yEspaña.

[2]Leandro Rodríguez (colega de Alberto Giesecke en el IGP y en CERESIS)

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.