Los lobys y el Congreso que se va

  • Sharebar

Las trabas para que el proyecto de Ley que permite retirar el 95,5% de los fondos de AFP pase al pleno para su debate, fue una de las últimas acciones del Congreso en favor de los lobys de las AFP. El proyecto finalmente pasó, pero se ha postergado su debate para después de las elecciones y nada garantiza su aprobación, más aún con congresistas de salida.

Por lo pronto, la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (APESEG), publicó un aviso asegurando que con esta norma “Los peruanos dejarán de tener pensiones” y será la desaparición de las pensiones del sistema privado. Eso fue desmentido por el economista Jorge González Izquierdo, quien sostuvo que esta ley “no es el fin, más bien es un primer paso, para ir haciendo mejor el sistema. Y uno de los primeros pasos es devolverle a los trabajadores la libertad de elegir qué cosa es buena para su futuro".

El congresista Jaime Delgado consideró lamentable y patético, que en el Congreso se postergue la aprobación de esta Ley. “Hay un juego de intereses escandaloso. El Congreso no se puede prestar a esto por las presiones de las AFPs. ¿A quiénes están representando los congresistas?”, declaró a otramirada.pe

BLOQUEO
Delgado cuestionó que permanentemente las autoridades (del legislativo y el ejecutivo) se dejen llevar por los intereses privados y citó el caso de la Ley de Alimentos Saludables, que ha sido bloqueada por el Ejecutivo.

Esa norma que promueve una correcta alimentación ya está aprobada en el Congreso, pero el Ejecutivo no la reglamenta, pese a que el propio presidente Ollanta Humala la anunció como una medida positiva.

Hasta el momento no sale el reglamento de esta norma conocida como “Ley contra la comida chatarra”, pese a que ha sido pedida por el presidente Humala. Desde hace tres años se vienen pronunciando a favor los organismos internacionales de la salud. 80 parlamentarios del mundo han enviado comunicaciones pidiendo que se reglamente esa Ley, al igual que los expertos del mundo, pero ni por todo eso el Ejecutivo se digna a dar el reglamento.

Otra norma que tampoco ha sido aprobada es la Ley Antimonopolio. En esta materia el Perú es uno de los pocos países que no tiene una norma contra esta práctica comercial. Esa norma se aprobó hace cuatros años en el Congreso y el Ejecutivo la ha observado y ahora todos hacen oídos sordos. Producto de ello tenemos en el mercado el tema cervecero y la concentración de medios de comunicación.

LA REFORMA
Uno de los casos que ahora nos lleva a la incertidumbre en las elecciones es la reforma política electoral inconclusa. Pese a que los organismos electorales, desde hace tres años, pedían que se aprueben las reformas para aplicarse en el actual proceso, en el Congreso, las diferentes bancadas se hicieron a las desentendidas y solo a última hora aprobaron una serie de cambios parciales, que a su vez fue aprobada por el Ejecutivo cuando ya se había hecho la convocatoria a las elecciones.
Este tipo de improvisaciones ha generado el caos electoral que se vive en estos momentos, a los que se suma la ineficiencia de los organismos electorales para resolver con equidad y rapidez los reclamos presentados contra las diferentes candidaturas.

El presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Francisco Távara, sostuvo que si se hubiese aprobado la participación de los organismos del sistema electoral en las elecciones internas –el Reniec elaborando el padrón de afiliados, la ONPE organizando el proceso y el JNE fiscalizando–, muchos de los cuestionamientos se hubieran evitado.

Además de la reforma política electoral, está pendiente la elección del Defensor del Pueblo. “El nuevo parlamento tendrá que resolver las tareas pendientes, aunque veo difícil que pueda realizarla pues se avizora una representación parlamentaria más dispersa y fraccionada. Si no hay voluntad política el parlamento que viene puede ser peor que el que se va”, comentó Delgado.

EL NUEVO CONGRESO
De acuerdo a la correlación de fuerzas que habrá en el Congreso, según las últimas encuestas, en términos de forma el Parlamento que viene estará conformado por gente con poca filiación política, sin fidelidad debido a que no se guía por principios políticos ideológicos, con cuestionamientos y con intereses privados, susceptibles de ser capturados por las corporaciones del gran capital.

El analista Sandro Macassi considera que la diferencia del parlamento que viene con el que se va, está en la tendencia de los nuevos ngresistas. Explica que la participación Nacionalista y de otros grupos, permitieron el ingreso de gente con visiones de cambio, mal que bien, progresistas. En cambio en el Congreso que se viene, habrá más gente con visión de populismo de derecha, menos representativa y más pegada a los grupos empresariales, además de fujimoristas de perfil autoritario.

PEOR QUE EL ANTERIOR
Sostiene que tendremos legisladores más interesados en una representación individual o de los grupos económicos y debido a la atomización del Parlamento, será muy difícil que se puedan concretar cambios sustantivos como la Ley de Partidos Políticos, o elecciones claves como la del Defensor del Pueblo y ciertas reformas que requiere el país.

Si las cosas siguen como hasta hoy, el fujimorismo tendrá mayoría en el Congreso y  su estilo no es negociar, “el consenso no es una virtud de los fujimoristas, sino más bien el chantaje, la agresión verbal, buscarle errores pasados y el lado oscuro a los adversarios, y eso no va generar los consensos que permitan los cambios”, señaló Macassi.

Quienes piensan que no habrá nada peor que el Congreso que se va, pueden equivocarse, pues la representación parlamentaria que viene, de acuerdo a las encuestas y las composiciones de las listas parlamentarias, puede ser peor que el que se va.

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.