La ética que Chacón le quita a la Comisión

  • Sharebar

Un nuevo golpe contra el Congreso ha sido la incorporación de la congresista fujimorista Cecilia Chacón a la Comisión de Ética.

Un nuevo golpe contra el Congreso ha sido la incorporación de la congresista fujimorista Cecilia Chacón a la Comisión de Ética. Si esta Comisión entró en grave entredicho cuando estuvo a punto de blindar a la congresista nacionalista Cenaida Uribe de las graves acusaciones en su contra, la situación se tornaría casi inaceptable con el ingreso de la fujimorista Chacón. Veamos por qué.

El 16 de octubre de 2012, la Primera Sala Penal Liquidadora sentenció a Cecilia Chacón a cuatro años de prisión suspendida y a tres años de inhabilitación, tras ser hallada culpable del delito de complicidad de enriquecimiento ilícito en agravio del Estado. Cabe indicar que el tribunal determinó que Chacón de Vettori colaboró con el enriquecimiento ilícito de su padre, el ex general del régimen fujimorista Walter Chacón. Se le impuso, además, pagar dos millones de soles como reparación civil al Estado.

Sin  embargo, apelando a que la sentencia no es firme, Chacón siguió ejerciendo el cargo de Congresista de la República hasta el día de hoy. Han pasado casi 2 años de aquella sentencia, ¿por qué la Corte Suprema no se ha pronunciado al respecto? ¿Qué está esperando? ¿Que los delitos por los que se le acusa prescriban? Ahora, la impugnación de su sentencia esta manos de la Sala Penal Permanente, que es presidida nada menos que por el juez Javier Villa Stein. El mismo que les redujo la sentencia a los integrantes del Grupo Colina. ¿Una sentencia predecible?

Mientras tanto, el Congreso tampoco se pronuncia al respecto. Antes de dejar su cargo, el procurador anticorrupción Julio Arbizu, remitió un oficio al Congreso recordando la sentencia condenatoria contra la parlamentaria fujimorista. En ese documento se le instó a la representación nacional a tomar las medidas correspondientes en torno a la inhabilitación dispuesta judicialmente a la sentenciada. ¿Qué ocurrió, entonces?  ¿Por qué la Mesa Directiva no se pronuncia sobre este caso? Según las versiones recogidas por los medios, se dice que el documento nunca ingreso al área de Trámite Documentario del Congreso o que “alguien” habría hurtado el documento para favorecer a la congresista Chacón. En ambas casos, la situación se torna muy grave.

La presencia de Cecilia Chacón en el Congreso, y sobre todo en la Comisión de Ética, pone en graves aprietos al parlamento nacional. ¿Hasta cuándo las historias de blindaje a congresistas que han cometido delitos y, por tanto, deberían salir del Congreso? ¿O es que acaso se persiste en la lógica de “otorongo no come otorongos”? 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.