Financiamiento negro, el pecado de los partidos políticos

  • Sharebar

La informalidad en el financiamiento de los partidos políticos ha puesto sobre el tapete la necesidad de una verdadera reforma electoral que vaya más allá de algunas medidas secundarias como la no reelección inmediata de alcaldes y presidentas regionales, y cambios en el proceso de revocatoria.
 
Durante la semana pasada la oposición cuestionó duramente al Partido Nacionalista por el origen del dinero que utilizó en la campaña del 2006 y 2011. Sin embargo, a medida que la ONPE ha ido avanzando en las investigaciones se ha detectado que las mismas irregularidades que se le achacan al partido de gobierno, han cometido casi la totalidad de partidos, incluidos los de oposición.

El nacionalismo financió su campaña del 2011 con más de once millones de soles (11,029,730.00) en aportes recibidos en efectivo y la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) detectó que se falsificaron las firmas de los presuntos aportantes. Descubrió, además, nombres de aportantes que en realidad no existen (fantasmas). Las donaciones eran entregadas en efectivo a la tesorería de ese partido, que estaba a cargo de Ilán Heredia, hermano de la primera dama, Nadine Heredia.
 
MÁS PARTIDOS
Pero no es el único partido en problemas. Solidaridad Nacional registró ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) donaciones por 658,440 nuevos soles de catorce aportantes falsos. Como excusa el partido de Castañeda Lossio dijo que consignó los nombres de esas personas por error y que el dinero fue recolectado en una cena pro fondos.
 
La ONPE constató la lista de aportantes que le fue entregada por Solidaridad Nacional y verificó que catorce de ellos no tenían conocimiento, es decir, utilizaron sus nombres para justificar el ingreso de dinero para la campaña.
 
Solidaridad no cumplió con rendir cuenta de 18 mítines que realizó en la última campaña y cerró el año con deudas superiores a los 3 millones de soles, que a la fecha no ha pagado. Pese a ello no recibió ninguna sanción por parte de la ONPE.
 
Perú Posible no presentó a la ONPE el estado financiero el 2011 y las visitas inopinadas de los representantes del organismo electoral permitieron detectar que ese partido no tenía libros contables oficiales en la campaña del 2011. El partido de Alejandro Toledo no rindió cuenta por más de 7.5 millones de soles y no se sabe como gastó más de 14 millones de soles en la campaña. Nadie ha podido explicar cómo entró el dinero y cómo se gastó.
 
CONTRA LA LEY
Según la ONPE, Perú Posible recibió dinero en efectivo por más de un millón de soles y pagó en efectivo más de tres millones por publicidad, contraviniendo la Ley Electoral que exige que los pagos se realicen a través de la banca para un mejor control.
 
El partido de la chakana no declaró los gastos de 24 mítines ni los gastos de 30 viajes al interior del país. No informó cuánto costó el “cholobus” ni cuánto se pago por el alquiler de aviones y se detectó aportantes fantasmas por más de un millón de soles. Ante ello la ONPE multó a Perú Posible con 171,250 nuevos soles, pero a la fecha este partido no ha cumplido con pagar esa multa, y también ha denunciado ante la fiscalía por los delitos de falsedad pública y falsedad genérica. El caso se ventila en la 47 Fiscalía Penal de Lima.
 
Otro partido observado por la ONPE es el fujimorista Fuerza Popular, que no presentó las cuentas de la campaña del 2011 y no rindió cuenta por los gastos de 45 mítines ni por los viajes y estadías de Keiko Fujimori y su comitiva. El fujimorismo quedó con una deuda de 5 millones.
 
En su defensa el partido fujimorista aseguró que los mítines fueron organizados por sus simpatizantes, quienes también les dieron alojamiento y comida, por lo que el partido no tuvo necesidad de efectuar ningún gasto. Pese a que la ley dice que todo debe quedar registrado, el partido fujimorista no tiene cuentas ni registros en libros, por lo que no se sabe quién dio los aportes.
 
El expresidente Alan García tuvo un episodio comprometedor respecto al financiamiento de su campaña del 2006. Alfredo Sánchez Miranda, hijo del empresario investigado por narcotráfico Orlando Sánchez Paredes, afirmó que había “donado” cinco mil dólares para la campaña de Alan García. Luego del escándalo, García devolvió el dinero.
 
SIN CONTROL
Pese a que es complicado que la ONPE pueda ejercer una minuciosa labor de investigación a los partidos debido a que solo cuenta con 4 auditores, el  jefe de ese organismo electoral, Mariano Cucho, ha dicho que todos los partidos tienen observaciones y hará llegar esa información a la comisión del Congreso que investiga el financiamiento de Gana Perú y a la fiscalía y el Poder Judicial, si estas instituciones lo requieren
 
Lo paradójico es que el máximo castigo que reciben los partidos es que se le quite el financiamiento público, pero como no hay aportes del Estado a los partidos, ese castigo en realidad queda en nada.
 
Actualmente, el financiamiento está regulado en la Ley de Partidos Políticos (Ley 28094). La norma se promulgó en el 2003 y pauta un financiamiento mixto: público-privado. No obstante, el aporte directo del Estado está suspendido por decisión del Ministerio de Economía y Finanzas.
 
La ley regula que cada empresa o persona jurídica puede donar hasta 60 UIT al año, pero no hay un límite máximo de aportes que un partido puede recibir. Los partidos pueden recibir donaciones de cualquier entidad salvo religiosas y estatales extranjeras.
 
Los aportes privados se tienen que rendir ante la Gerencia de Supervisión de Fondos Partidarios de la ONPE, pero como vemos, los partidos no rinden cuentas o lo hacen de manera deficiente y con información falsa.
 

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.