Dieciocho años sin el "tío Frejolito"

  • Sharebar

Nuestra flexible democracia acaba de cumplir 18 años, desde que Valentín  Paniagua asumió la presidencia de la República tras la caída del régimen fujimorista. Por esas coincidencias, hace 18 años perdimos a un democráta y al -tal vez- último líder de la izquierda peruana que logró llevar a esta fuerza política a un sitial importante en el país. 

En 1980,Barrantes quedó en segundo lugar de las elecciones municipales detrás del ganador Eduardo Orrego, y por encima de otros candidatos como Ricardo Amiel del PPC y Justo Debarbieri del Apra.

Tres años después, Alfonso Barrantes Lingán,el "tío Frejolito", fue electo alcalde de Lima, siendo así el primer gobernante de tendencia socialista de una ciudad en América Latina, región que salía recién de los estertores de las dictaduras militares de corte macartista y violadora de los derechos humanos. 

La gestión municipal de Barrantes, estuvo caracterizada por el corte pluralista que su agrupación -la entonces fortalecida Izquierda Unida, frente que unificó a las diversas facciones de la izquierda peruana en 1980- había logrado y que le permitió ser visto con buenos ojos por una población que le daba una opción a la corriente de izquierda en Lima, toda vez que la mayoría de los más de 40 distritos de la capital tuvieron alcaldes de IU, lo cual le permitió cierta capacidad de manejo de la comuna. 

Durante su gestión, Barrantes priorizó el trabajo con las zonas periféricas de Lima, en ese entonces en creciente aumento, producto de la migración y los desplazamientos forzados de quienes eran víctimas del terrorismo campeante de esa época. 

Debido a esta prioridad, Barrantes promueve el apoyo a los comedores populares y crea el programa del "Vaso de Leche" el cual generó a su alrededor una organización vecinal autogestionaria, que también permitió convertirse en espacios de confrontación a los movimientos terroristas que buscaban acaparar el poder en diversos distritos de la capital.

Otro de los avances de este político visionario fue el del reconocimiento al impuesto de promoción municipal el cual equivalía en su inicio al 1% que se cargaba en el Impuesto General a las Ventas (IGV) y que eran destinadas para el presupuesto municipal. Hoy ese monto equivale al 3% del IGV. Con esa medida, Barrantes pudo incrementar los ingresos del municipio limeño y fortalecerla adquisición de créditos de organismos multilaterales. 

Barrantes el político

El "tío Frejolito", nació en Cajamarca el 20 de noviembre de 1927, en su juventud militó en el Partido Aprista durantes sus épocas de ilegalidad. En 1945 junto al Frente Nacional apoyó la candidatura de presidencial de José Luis Bustamante y Rivero. Fue en 1946, cuando en medio de las extrañas alianzas apristas, Barrantes militó en el grupo de "los auténticos", apristas que reclamaban a su dirigencia una conducta consecuente. 

Víctima de la persecución política durante el gobierno de Odría, Barrantes es apresado en "El Frontón. En 1956, como militante del aPara es elegido presidente de la Federación Universitaria de San Marcos, e impide el ingreso a la casona de esta universidad al vicepresidente de Estados Unidos, Richar Nixon.Sin embargo, por esta acción fue expulsado del APra.

En 1958 viaja a Pekín y a su retorno decide militar en el Partido Comunista del Perú. Años después al culminar sus estudios ejerce como abogado y asesor de diversos sindicatos del país. En 1978 funda la Unidad Democrática Popular, movimiento que generó las bases para fundar la Izquierda Unida en 1980, partido por el cual llegaría a la alcaldía de Lima en 1983. 

En 1985 es lanzado como candidato a la presidencia de la República, acompañado en las vicepresidencias por el hoy fallecido Enrique Bernales y Agustín Haya de la Torre. 

Impulsado por su carrera municipal, logra ocupar el segundo lugar y debía disputar la segunda vuelta electoral con un joven candidato aprista: Alan García Pérez. 

Por razones que solo la interna de Izquierda Unida conoce, Barrantes decide no enfrentar a García y éste asume la presidencia de la República, hundiendo al país en una terrible debacle económica y social.

En 1986, Barrantes postula a la reelección municipal, pero el aparataje del gobierno aprista no le permitió competir en igualdad de condiciones y le dio el voto a Jorge Del Castillo. 

A partir de ese momento, la Izquierda Unida se rompe y en 1990 Barrantes forma parte de la Izquierda Socialista que lo lanza comocandidato presidencial, sin mayor éxito. 

A partir de ahí, el perfil bajo acompañó a alguien acostumbrado a no perderse en los reflectores de la popularidad. Una enfermedad cancerígena ya se apoderaba de él, razón por la cual se fue a vivir a Cuba, lugar donde el 02 de diciembre del 2000 falleció sin lujos y sin propiedades escondidas o escapando de la justicia, como muchos de nuestros políticos actuales.

Hoy, 18 años después cuando nos jugamos un partido distinto en la política, donde los corruptos -aparentemente-empiezan a caer y otros siguen huyendo de la justicia, pensamos en la falta que hace un político como Barrantes: honesto, conciliador y creyente de la unidad, esa que hoy los sectores progresistas siguen trabajando.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.