Cupiagua y Talara: ¿Lo más suave posible?

  • Sharebar
Por: 

Humberto Campodónico

En julio del 2008 se sabe en Colombia que el contrato de asociación del campo de petróleo de Cupiagua –operado por British Petroleum– termina el 1 de julio del 2010. Y que los 30,000 barriles diarios que produce deberán transferirse –según contrato– a la estatal Ecopetrol (ECP).

ECP comienza entonces los preparativos para que ese 1 de julio sea “un día más”. Se prepara un nuevo software corporativo y de telecomunicaciones, así como equipos de control volumétrico con tecnología de última generación y, sobre todo, se preparan equipos de profesionales y trabajadores.

El Presidente de BP para Colombia y Venezuela, Alberto Galvis, dijo: “Ya tenemos un equipo de BP y Ecopetrol trabajando juntos para que esa entrega sea lo más suave posible. Mucha gente que trabajaba con nosotros va a trabajar con ECP y hemos sido muy transparentes con ese proceso”

El 2010 se produce la transferencia y Cupiagua continúa sin contratiempo alguno. Los diarios más importantes, entre ellos El Espectador y El Tiempo, subrayan la creciente importancia de ECP, sobre todo con el nuevo impulso que, desde el 2003, le dio el Decreto 1760 que moderniza el sector hidrocarburífero de Colombia y potencia a ECP. Más sorprendente aún: esa Ley fue impulsada vigorosamente por el muy liberal Presidente de la República, Álvaro Uribe.

Y también que en el 2007 la estatal revolucionó la Bolsa de Bogotá con la venta del 7.8% de sus acciones: hubo larguísimas colas de ciudadanos que querían comprar acciones de “su” empresa. Y eso fue posible por la rentabilidad garantizada por el aumento constante de la producción de petróleo, que rondaba ya los 700,000 barriles diarios (BD), US$ 28,000 millones anuales.

Y no hubo voces que dijeran: “la empresa estatal es ineficiente siempre. Por tanto, ¿por qué y para qué le van a dar Cupiagua a Ecopetrol? Es discriminatorio contra la empresa privada. Esos campos se deben licitar”.

Tampoco se escucharon estas “críticas”: “Ecopetrol es una sanguijuela porque crece montada encima de la empresa privada, como ha sucedido con los contratos de asociación de Cupiagua y Cusiana con BP. Recuerden que allí se establece que ECP no asume el riesgo de los pozos exploratorios y solo reembolsa a la empresa privada cuando se encuentra petróleo. ¡Qué barbaridad! ECP debería asumir las inversiones de riesgo desde el primer minuto”.

Pero la empresa siguió adelante y en el 2011 constituyó Equion entre ECP (51%) y Talisman (49%) para comprarle a BP el resto de sus propiedades por la suma de US$ 1,750 millones.

La producción de Equion es de 90,000 barriles diarios. Antes, en el 2009, ECP se asoció con la estatal coreana KNOC y compró en el Perú los campos de Petrotech del cuestionado William Kallop, en el mar de Talara formando la empresa Savia. ¿Y Petroperú? Bien, gracias.

El Presidente de ECP acaba de informar en su Portal Internet que se ha modernizado la Refinería de Cartagena, aumentando su capacidad de 80,000 a 165,000 BD (incluye desulfurización), con una inversión de US$ 6,500 millones de dólares (está avanzada en 83% a junio 2013). Lo mismo con Barrancabermeja, que refinará 250,000 BD de combustibles más limpios, con una inversión de US$ 3,400 millones (a junio el avance es 16%).

Queda claro que en Colombia hay una política de Estado, ¿no es cierto?

En el Perú, todo está listo para que se firme el contrato de modernización de la Refinería de Talara, cuya ingeniería ha sido validada por tres empresas internacionales. Pero hay oposición en el MEF, que pide una ley del Congreso. Se sabe también que la clave para el fortalecimiento de Petroperú –y, por ende, para financiar la Refinería de Talara– es que tenga producción propia de petróleo, como ECP. Eso debiera suceder, ya, con los Lotes de Talara que están por revertir al Estado.

Pero aquí se dice que Petroperú no tiene capacidad técnica ni económica (lo que es falso) y Perupetro plantea la renovación a dedo por 10 años con los operadores existentes, algo a lo cual no obliga el contrato vigente. Por tanto, es una “gracia” que el Estado peruano le da porque sí (negándosela a Petroperú). Y cuando Perupetro dice que Petroperú tenga aunque sea el 25%, sale El Comercio a decir que la empresa sufre de “enanismo” porque quiere crecer “subiéndose a los hombros de otras empresas” (Se la quieren llevar fácil, El Comercio, 19/10/2013). Increíble pero cierto. Y menos suave, imposible.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.