Anthony B. Atkinson un visionario en materia de la desigualdad de la riqueza

  • Sharebar

Hace unos días, OXFAM publicó un nuevo informe sobre la desigualdad en la distribución de la riqueza. El documento titulado “Una economía al servicio del 1%”, revela que la fortuna de las 62 personas más ricas en el mundo asciende a 1,76 billones de dólares, esta cifra es el equivalente a los ingresos monetarios de la mitad de la población mundial. 

La publicación de este informe, se produce dos semanas después del fallecimiento de uno de los pioneros en el estudio de la desigualdad de la riqueza en el mundo: Anthony B. Atkinson, economista británico miembro de la prestigiosa Escuela de Economía de Londres. 

Según el obituario publicado por el New York Times (NYT), Atkinson fue autor de más de 40 libros, y fue conocido por el uso creativo y exigente de los métodos empíricos para el análisis económico. Pero también fue un audaz promotor de ideas políticas vinculadas a la promoción del bienestar económico. 

Precisamente su texto “Inequality: What Can Be Done?”, (Desigualdad: ¿Qué podemos hacer?), publicado en 2015, resumió décadas de investigación y ofrece 15 propuestas para que los gobiernos hagan frente a la desigualdad económica. 

En el 2015 dicho texto fue presentado en la ciudad de México y comentado por especialistas de esa nación. Al respecto, el portal Horizontal.mx presenta los “15 consejos del Dr. Atkinson para resolver la desigualdad”. 

Entre esas ideas podemos destacar la creación de una “herencia mínima”, promovida por el Estado para todos sus ciudadanos cuando cumpla la mayoría de edad. Esto con la finalidad de que su vida adulta inicie con una posesión de riqueza. Esta “herencia mínima” sería financiada con la aplicación de una escala de impuestos progresivos sobre quienes tienen mayor cantidad de propiedades muebles e inmuebles. 

Asimismo plantea la necesidad que el Estado se convierta en un inversionista del progreso tecnológico, con la finalidad de promover innovaciones que favorezcan y no perjudiquen a los trabajadores atentando contra sus puestos de empleo. 

SINDICATOS FORTALECIDOS Y TRABAJADORES PROTEGIDOS
Mientras existen países donde se busca debilitar a los sindicatos de trabajadores, Atkinson consideraba saludable su fortalecimiento a través de un mejor marco legal. Para el economista las normas son sesgadas y benefician en su gran mayoría a las empresas y sus objetivos de acumulación de capital y cercanías con el poder. Atkinson considera en “Inequality…” que la organización de los trabajadores puede equilibrar la balanza de poderes. 

Adicionalmente, establece que el Estado debe convertirse en una especie de empleador final, garantizando que todas las personas pueden tener acceso a un empleo. Además esto debe ir acompañado con normativas que establezcan una escala salarial con un sueldo mínimo garantizado para un adecuado estándar de vida y un límite para pagos por encima del mínimo. Esto –señala Horizontal.mx- se logrará “como parte de una conversación nacional y de la formación de un consejo económico y social”.  Algo así como el Acuerdo Nacional y el Consejo Nacional del Trabajo, respectivamente, en el caso de la experiencia peruana. Pero con mayor rango de actuación y de carácter vinculante. 

ATKINSON, UN PRECURSOR ADELANTADO A SU TIEMPO
El NYT cita al economista Thomas Piketty quien considera a Atkinson como "el fundador y padrino de la investigación moderna sobre la distribución del ingreso y la riqueza y el estudio histórico de la desigualdad".

También toma la opinión de Emmanuel Sáez de la Universidad de California, otro estudioso de la desigualdad, quien describió su trabajo como "fundamental" y clarividente.

"Atkinson comenzó a estudiar la desigualdad en la década de 1960, cuando hubo relativamente poco interés en ella," dijo Sáez en una entrevista. "La influencia y el impacto del trabajo de Atkinson crecieron a medida que la desigualdad hizo un resurgimiento en la década de 1980 y se convirtió en un problema grave. Él muere cuando la desigualdad es ya muy elevada y creciente".

El economista británico también publicó con el premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, el texto "Conferencias sobre la Economía Pública," recientemente reeditado por Princeton University Press, tal como recuerda el diario estadounidense.

"Él reconoció hace medio siglo que la desigualdad se convertiría en el principal tema del día, y se cultiva una cohorte de discípulos, a través de América y Europa, que podrá continuar su trabajo de gran valor", dijo Stiglitz, premio Nobel que enseña en Columbia.

Otro de sus aportes, fue junto con Piketty y otros estudiosos, en la organización de la “Base de Datos Mundial de la Riqueza y de Ingresos”, un recurso para el estudio comparativo de la desigualdad. 

Anthony Barnes Atkinson nació el 4 de septiembre de 1944, en Carlión, una ciudad en el sur de Gales, cerca de la frontera con Inglaterra. Asistió a la Escuela de Cranbrook en Kent y en Churchill College de Cambridge, donde recibió una licenciatura en 1966.

Ha sido profesor asociado en St. John’s College de Cambridge  (1967-1971), profesor de economía en la Universidad de Essex (1971-1976), y profesor de economía política en la University College de Londres (1976-1979).

Se incorporó a la Escuela de Economía de Londres en 1980 y enseñó allí hasta 1992. Luego regresó a Cambridge, donde enseñó durante dos años, antes de trasladarse a Nuffield College, en Oxford de 1994 a 2005.

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.