¿Y si gana Macri?

  • Sharebar
Por: 

Carlos Bedoya

Si gana Macri en Argentina en los próximos días, en primer lugar, UNASUR sería fuertemente golpeada, primero porque el cambio de régimen que representa ese golpe de timón desde la izquierda peronista, a una pura y dura derecha en el país austral, lo sacaría del eje latinoamericano en el que se ha movido desde que se instaló el kirchnerismo en el 2003.

Además, Argentina tendría una especie de acercamiento a la Alianza del Pacífico en los términos políticos que eso significa con repliegue de la unión suramericana y una política contra el Brasil del PT. Y ojo que Argentina es un país G-20, y casi casi BRICS, o muy cercano. Eso sin duda cambiaría dramáticamente con Macri. Veríamos retornar a los argentinos a posiciones pro Washington en esos espacios. Es por eso se alegra tanto Mario Vargas Llosa.

Pero no solo eso, en lo interno ya Macri adelantó que de ganar, el primero en irse será Alejandro Vanoli, actual presidente del Banco Central, quien junto a la Procuraduría General de la República Argentina declararon la guerra a los flujos financieros ilícitos, y la corrupción corporativa que eludiendo impuestos o lavando dinero boicotea permanentemente a ese país.

De hecho, ambas instituciones en pared con la comisión que investiga las cuentas del HSBC en el Congreso (Comisión Feletti) habían desenmarañado el modus operandi de la banca extranjera para sacar dinero de manera ilícita de Argentina. Precisamente, Macri es el candidato de esos intereses.

Ya estoy viendo cómo se le va a bajar el tono a la lucha contra los fondos buitres y se buscará negociar con ellos mediante nueva deuda, blanqueando ese robo. Allí también hay una implicancia internacional en el seno de Naciones Unidas, donde a iniciativa argentina se llegó a repudiar a esos criminales de cuello blanco y se está a punto de tener un código financiero que regule la deuda soberana y saque a los piratas financieros del sistema. Eso también se enfriaría. Allí gana la postura del FMI.

Y ni que decir de la AFIP (la Sunat argentina), que destaca en la región por la lucha frontal contra el fraude tributario. Macri también pidió la cabeza de Echegaray, jefe de AFIP y de la procuradora general.

Va a desactivar todo lo que puso a raya a los que mandaban en Argentina en los noventa, a fin de que recuperen lo perdido en favor de los argentinos luego de que en el 2001 se evidenciará como al son de las políticas del FMI se levantaban a ese país y hasta casi lo quiebran.

Pero la tarea de Macri si gana no será para nada fácil porque le va a costar en primer lugar desmotar toda la tecnocracia económica de orientación nacional popular construida en poco más de una década de kirchnerismo. Y será más difícil recortar todos los derechos ganados por los argentinos en estos años. La calle se lo va a dificultar, aunque de hecho Macri va a contar para eso con el apoyo del sector financiero. Allí, vamos a ver como el FMI se saca el clavo con Argentina. Y ya sabemos que cuando eso pasa, la represión se agudiza, en el caso argentino reaparecerá luego de muchos años. Ojala gane Scioli.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.