¿Sabías que Repsol pierde plata?

  • Sharebar

Aunque usted no lo crea la empresa Repsol, accionista mayoritaria de la refinería La Pampilla (Relapsa) y está a su vez dueña de la red de más de 300 grifos (Recosac) que llevan su nombre, pierde plata. Esto es lo que se concluye de un análisis de sus estados financieros publicados, en los que al 31 de diciembre de 2014 da una pérdida de 110 millones de dólares y al 30 de junio del presente año de 81.7 millones en la misma moneda. Mientras tanto Petroperú S.A., la vilipendiada empresa petrolera del Estado, que no tiene grifos y una capacidad de refinación 40% menor, alcanza una utilidad, también al 30 de junio de este año de 335.483 millones de dólares. El mito de la empresa privada como siempre mejor que la empresa pública quedaría desmentido en este caso.

Sin embargo, las pérdidas acumuladas por Relapsa se deberían a un original método de contabilidad de inventarios, denominado MIFO, distinto al método de la mayor parte de empresas petroleras en el mundo que usan el CCS (costo de reposición). Gracias a MIFO la empresa hizo provisiones por desvalorización de inventarios, solo en 2014, de 176 millones de dólares. De esta manera, el valor de mercado de la refinería y las estaciones de servicio llega nada más que a 67 millones de dólares. ¡Una bicoca! A estos precios el Estado debería aprovechar y comprarlo todo, refinería y grifos, para avanzar en nuestra seguridad energética. Recordemos, además,  que hace dos años, cuando corrió el rumor de que el Estado quería comprar La Pampilla, se habló de un precio que bordeaba los ¡400 millones de dólares! Imagínense quién hubiera hecho su agosto.
    
Pero ¿cómo llega Relapasa a este diminuto valor de activos tan importantes? Gracias a que Credicorp Capital Servicios Financieros S.A. y BBVA Banco Continental S.A.A., entidades financieras contratadas por la misma empresa, de acuerdo con sus estados financieros publicados, han señalado que las acciones que tienen valor nominal de un sol deben reducirse a 0.17 soles. Multiplicando 1,244´680,000 acciones por 0.17, al tipo de cambio de 3.25 soles por dólar, llegamos al valor señalado. Lo curioso es que se trata de un valor de mercado 83% menor al señalado en el rubro patrimonio, que asciende a 399 millones de dólares, en el último balance de junio del presente año.
 
Si todo esto fuera cierto la situación de la empresa sería delicada y se entiende la iniciativa de Repsol, accionista mayoritario de Relapsa, de proponer un aumento de capital de 100 millones de dólares.  Sin embargo, las dudas afloran cuando se compara la situación de Relapsa con Petroperú que se desempeñan en el mismo rubro e incluso con Primax de utilidades apreciables en su red de grifos.
 
Si este aumento se produce, con el nuevo precio de la acción a 0.17 soles, Repsol pasaría de controlar el 51% a controlar el 81% de las acciones de la empresa.  Con esta operación  los accionistas minoritarios, más de 2,600 en este caso entre los cuales se encuentran algunas AFP, vería literalmente “licuado” su capital por el accionista mayoritario, produciéndose una expropiación de miles de pequeños y medianos inversionistas.
 
Además de dañar a los accionistas minoritarios, una acción de este tipo golpearía también a la Bolsa de Valores de Lima, que ya afronta dificultades por la caída de los precios de los metales y el alza del dólar, una acción así nos podría poner en camino de ser un mercado “emergente” a ser uno “fronterizo”.  Asimismo, podrían verse gravemente afectados los pensionistas afiliados a las AFP que han invertido en esta empresa. Paradójicamente, se encuentra el riesgo el derecho de propiedad que garantiza el artículo 70 de la Constitución, que señala que este es inviolable. ¿Es este el comportamiento de una empresa privada trasnacional que se dice líder en el sector de hidrocarburos y energía?

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.