¿Por qué el Perú no quiere ser la sede de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo?

  • Sharebar

El Perú tenía previsto ser el organizador del XIV Periodo de Sesiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD XIV), el próximo año, entre el 14 y 18 de marzo. Sin embargo, a través de un comunicado emitido por la Representación Permanente del Perú ante la ONU, en Ginebra, se ha hecho de conocimiento público que dicho evento ya no se llevará a cabo en nuestro país.
 
En el documento se señala que el gobierno peruano deberá enfrentar en el 2016 el grave impacto que producirá en nuestro territorio el fenómeno de El Niño, ya que este tiene como prioridad el “resguardo de la población, la salud, la economía y el medio ambiente”. En este contexto, se señala que no están debidamente garantizadas “las condiciones necesarias para albergar una conferencia internacional de la magnitud y trascendencia de la UNCTAD XIV”, por ende, el Perú no podrá ser el país anfitrión de dicha reunión.


 
Pese a que esta reunión había sido pactada con dos años de anticipación, y que también se tenía previsto enfrentar un Fenómeno de El Niño de gran magnitud a fines de este año e inicios del 2016, llama la atención que no se hayan tomado las medidas pertinentes y que ahora el gobierno tenga que salir al frente a cancelar tan importante reunión de carácter internacional. Si la prioridad está en invertir los recursos para aminorar los efectos negativos de la naturaleza, ¿por qué se destinó tanto dinero en la última Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial?
    
La UNCTAD y su posición incómoda
Durante este año se invirtió solo en infraestructura para dicho evento casi mil millones de soles. Si el objetivo era hacer del Perú el escenario perfecto para tan distinguida reunión, dada la logística y la atención que se le brindó a las delegaciones internacionales, se puede decir que se logró la meta. Para recibir a las más ilustres autoridades en materia económica sí hubo los fondos necesarios y se realizó un gasto considerable estando en tiempos de austeridad. Entonces, ¿por qué un evento presidido por la ONU debe ser cancelado? ¿Qué tiene la UNCTAD que incomoda al gobierno?
 
La UNCTAD es el organismo de las Naciones Unidas que se encarga de ver temas de Comercio y Desarrollo alrededor del mundo. Dentro de sus políticas destaca la de "maximizar las oportunidades comerciales, de inversión y desarrollo de los países en vías de desarrollo así como la asistencia en sus esfuerzos para integrarse en la economía mundial". La UNCTAD se ha mostrado en contra de que los países del tercer mundo firmen Tratados de Inversión Bilateral (BIT) y, además, promueve la soberanía de los recursos naturales. Una postura bastante más heterodoxa que la del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y al parecer incómoda para el gobierno peruano, que en los últimos años ha mantenido a una postura más liberal al respecto.
 
Parece ser que el gobierno, específicamente el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), que es el encargado directo de prever los recursos para la organización de esta reunión, no quiere verse comprometido con la UNCTAD y ha utilizado como pretexto el Fenómeno de El Niño. Si no, ¿cómo se explica que durante esas mismas fechas se lleve a cabo el IV Congreso Mundial de Reservas de Biosfera organizado por el Ministerio del Ambiente? Otro evento de carácter internacional y de mucha importancia para el desarrollo socioeconómico en armonía con la biodiversidad, pero que por lo visto, no es afectado por los embates de la naturaleza. 
 
Entonces, o no se viene realizando de manera correcta la organización de las juntas internacionales, o simplemente no se quiere realizar la UNCTAD XIV. La última reunión celebrada con los dueños de la economía mundial desmiente la primera hipótesis. El Perú está en capacidad de llevar a cabo una reunión de tal importancia. De lo que se carece es de voluntad política para concretar el encuentro. No obstante, si realmente se trata de una medida de seguridad, alguien debería responder por qué no se consideró con anticipación los efectos negativos de El Niño frente a los eventos mundiales de gran envergadura que se habían previsto y bajo qué criterios se realizó tan exorbitante gasto, desde el 2013, para convertir a Lima en la capital latinoamericana de las convenciones. Más allá de ser o no la sede de la UNCTAD, el gobierno ha tomado medidas que resultan cuestionables, especialmente en materia de económica: el despilfarro en el gasto público, la más clara de ellas. 
 

Compartir: 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es o no una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.